Intolerancia a la Lactosa

Alimentación

Temas: portada red salud

La intolerancia a la lactosa es un trastorno que se produce después de la ingestión de lactosa, que es el azúcar de la leche. Lo anterior es a causa de una deficiencia de una enzima llamada lactasa, que permite la absorción y facilita la descomposición de la lactosa en azúcares más simples a nivel de intestino delgado.
 
Los síntomas producen molestias permanentes y los más frecuentes son dolor abdominal, náuseas, hinchazón o meteorismo y diarrea.  Existen diferentes grados de intolerancia, por lo que hay personas que tras consumir mínimas cantidades de leche, presentan síntomas y otras sin embargo necesitan grandes cantidades para notar esos síntomas.
 
Para dar solución a este problema es fundamental un oportuno y correcto diagnóstico, que se realiza por medio del Test de Aire Espirado, Examen no invasivo que permite detectar intolerancia a distintas azúcares, sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado y calcular tránsito orocecal.  Este examen permite detectar desde etapas iniciales enfermedades como intolerancia o mal digestión a distintos hidratos de carbono (lactosa, fructosa, sorbitol) y la presencia de sobre crecimiento bacteriano intestinal (lactulosa), además de calcular el tiempo que se demora el alimento desde la boca hasta llegar al intestino grueso.
 

Este test de aire espirado mide la cantidad de dos tipos de gases que se excretan en el aliento; el hidrógeno (H2) y metano (CH4), los que  son producidos por la fermentación de las bacterias intestinales a partir de azúcares no absorbidos (lactosa, fructosa, sorbitol, lactulosa). Luego, éstos pasan al torrente sanguíneo alcanzando los pulmones y son excretados con la exhalación. 

¿Para qué sirve?

  • Para detectar intolerancia a distintas azúcares, como lactosa, fructosa y sorbitol.
  • Para identificar la presencia de sobrecrecimiento bacteriano (aumento de cantidad de bacterias en el intestino delgado).
  • Para calcular el tiempo de tránsito orocecal, es decir el tiempo que se demora el alimento desde la boca hasta llegar al intestino grueso.