Menisectomía (cirugía de meniscos)

Cirugía de meniscos

Cirugía de meniscos, tratamiento para la lesión de rodilla

En RedSalud contamos con un staff de especialistas en Traumatología de rodilla preparados para realizar un completo tratamiento de lesiones de meniscos, a través de intervenciones quirúrgicas eficaces, y el apoyo post quirúrgico de equipos de rehabilitación, a cargo de kinesiólogos expertos en el área.

 

¿Qué es la cirugía de meniscos?

La cirugía meniscal es el procedimiento realizado a través de una artroscopía que permite resecar o reparar el tejido roto. La idea de esta técnica es conservar la mayor cantidad de tejido posible para prevenir la degeneración de la rodilla. La indicación quirúrgica se fundamenta en la necesidad de reducir el dolor y devolver la funcionalidad a la articulación.

Generalmente, los especialistas procuran preservar la mayor cantidad del tejido, a fin de evitar posibles alteraciones degenerativas de la rodilla como la Artrosis.

Artroscopía de rodilla

  • Mínimamente invasiva
  • Incisiones pequeñas
  • Visualización más precisa de la articulación
  • Menor tiempo de hospitalización
  • Recuperación precoz

¿A quiénes está dirigida una cirugía de meniscos?

Las lesiones de meniscos que requieren tratamiento quirúrgico son aquellas que provocan dolor, inestabilidad o atascamiento articular:

  • ¿Has sufrido una lesión meniscal producto de un trauma?
  • ¿Has presentado dolor de rodilla asociado con aumento del volumen articular?
  • ¿Ha disminuido el rango de movilidad de tu rodilla?
  • ¿Sientes dolor de rodilla al caminar?

Si respondiste Sí a una o más preguntas, es importante que un traumatólogo de rodilla te evalúe para que determine las causas de tus molestias e indique tratamiento quirúrgico, en caso de ser necesario.

Consejos post operatorios

Rehabilitación postoperatoria

Para garantizar el éxito de una cirugía de meniscos, el apoyo del equipo de rehabilitación es clave. El tratamiento de Kinesiología permite una óptima reinserción a la vida normal después de la cirugía.

Los focos de esta kinesiterapia son:

  • Manejo de la inflamación y dolor.
  • Carga de peso progresiva.
  • Recuperación de fuerza y estabilidad.
  • Reincorporación deportiva.
  • Mantener reposo relativo y usar bastones canadienses en caso de dolor.
  • Aplicar hielo.
  • Seguir régimen de alimentación común.
  • Hacer ejercicios de ortejos, tobillo y rodilla.
  • Evitar mojar heridas ni hacer curación.
  • Tomar analgésicos según esquema del cirujano tratante.
  • Pedir orden de kinesioterapia
  • Acudir a control post operatorio.