Gilda Salinas: "Fue una suerte que me derivaran a Clínica RedSalud Rancagua"

Como directora de un colegio y supervisora de alumnos en práctica, la vida de Gilda Salinas (71) siempre fue muy activa, hasta que hace cuatro años, aproximadamente, le diagnosticaron Artrosis de rodilla, patología que afecta a las articulaciones, provoca dolor, rigidez y disminución de la movilidad, de manera progresiva. “Llegó un punto en que el dolor era insoportable, tenía la rodilla inflamada e incluso se me desvió una pierna”, recuerda con emoción la profesora de la VI Región.
La alternativa era someterla a una cirugía traumatológica, sin embargo, en el sistema de salud público quedó en lista de espera.
Gilda, fue una de los 90 pacientes que pudieron optar a una cirugía de prótesis de rodilla en Clínica RedSalud Rancagua, gracias a una licitación que la institución se adjudicó para reducir las listas de espera de los hospitales.
“Fue una suerte que me derivaran a Clínica RedSalud Rancagua...el equipo médico que me atendió es espectacular”, enfatiza
“La paciente se realizó una completa evaluación preoperatoria, que contempló un control cardiológico para revisar el estado de su corazón; una evaluación dental para conocer su salud bucal y detectar posibles focos de infecciones; y un chequeo de su estado general”, explica el doctor Hernán Sudy, traumatólogo de Clínica RedSalud Rancagua.
Finalmente, Gilda se operó el pasado 29 de abril de 2019. La cirugía consistió en una endoprótesis de rodilla derecha, intervención quirúrgica en la que se reemplaza la totalidad de la articulación por una artificial.
“Se retira el cartílago gastado, luego se ponen unas prótesis de prueba y se hacen las correcciones necesarias; se retiran las pruebas, se cementan las superficies óseas y se instalan los componentes definitivos (...) finalmente, se suturan los diferentes planos de tejidos”, detalla el especialista.
“Pese a lo complejo de la operación, todo salió increíble. Me dieron de alta a los dos días, y en el primer control post operatorio ya podía caminar ayudada por unos bastones (...) los kinesiólogos y los médicos encontraron que mi evolución fue asombrosa”, cuenta con orgullo la paciente.
Actualmente, Gilda se encuentra en sesiones de Kinesiterapia, las cuales se extenderán por tres meses y, poco a poco, el dolor ha ido quedando en el olvido. “Solo tengo una pequeña molestia, típica de cualquier cirugía, pero nada más (...) ahora también puedo juntar mis rodillas, antes de la operación no podía hacerlo”, explica Gilda.
Con diez cirugías a cuestas, entre las que podemos mencionar procedimientos digestivos, cirugía de hernias y una fijación de columna, Gilda evalúa la atención en Clínica RedSalud Rancagua con nota máxima. “Desde el minuto uno me han atendido de manera increíble, el equipo médico ha sido siempre muy cercano y muy profesional”, concluye.

Ver más historias