Invierno y niños: ¿sirven los remedios caseros?

Niños y Adolescentes

Temas: portada red salud

 

Es muy común que los padres intenten prevenir algunas enfermedades usando remedios caseros o incluso con productos como dulces de menta o yogures con probióticos. ¿Qué tan efectivos son? 

El doctor Eduardo Jerez, Pediatra de Clínica RedSalud Santiago, explica que existen algunos productos que son más efectivos que otros para disminuir síntomas, pero que ninguno cura definitivamente una enfermedad:

Té con miel o miel con limón
Esta mezcla tiene ciertas propiedades que usan algunos fármacos potenciadores de la inmunidad. La miel y el limón contribuyen a disminuir los síntomas de la garganta; el limón por si solo activa la secreción de saliva. No tiene propiedades curativas, solo ayudan a disminuir los síntomas.

Como hay niños que podrían ser alérgicos a la miel, la recomendación es usarla a partir del año de vida o cuando se tenga certeza de que no producirá reacciones adversas.

Dulces de menta
Estos caramelos podrían ser útiles para activar la salivación y, por ende, para aliviar los síntomas que afectan a la garganta. Sin embargo, cabe recordar que vienen con azúcar añadida, a veces con índices muy altos.

Yogures con probióticos
La clave para que los probióticos en formato lácteo cumplan fortalezcan las defensas es que no pierdan la cadena de frío. Por eso, la recomendación es que estos productos sean los últimos en echarse al carro de compras del supermercado, cuando estés a punto de pasar por la caja.

La principal recomendación es que frente a cualquier síntoma extraño, consultes con un médico especialista para que realice un diagnóstico oportuno e indique el tratamiento más efectivo.

                                          

Recomendaciones útiles
•    Utilizar la técnica de abrigar por capas, que permite ir aumentando o disminuyendo el abrigo según la temperatura ambiente.
•    Tapar la boca con el brazo y no con la mano, frente a un estornudo o tos, porque el virus se puede transmitir si el niño toca a otro.
•    Cambiar el uniforme a los niños cuando llegan de colegio y realizar un buen lavado de manos, para evitar contagios de virus.