“Gracias a la Cirugía Bariátrica mi mundo cambió de manera radicalmente positiva”

Bienestar y Vida Sana

Temas: portada red salud

 

En el año 2016, Rodolfo Pérez (30 años) tocó fondo. Con 130 kilos se dio cuenta de que su Obesidad estaba afectando todas las áreas de su vida. “Llegó un momento en el que sentí que no tenía escapatoria, tenía que hacerme cargo de mi enfermedad y buscar una solución (…) necesitaba salir del hoyo en el que me sentía”, relata con nostalgia.

Así, con la idea clara de dejar atrás su vida sedentaria y los malos hábitos alimenticios comenzó a buscar información sobre cómo enfrentar el exceso de peso, hasta que dio con el concepto clave, “Cirugía Bariátrica”.  

Me acuerdo de que el día que asistí a la charla del Programa de Obesidad de Clínica RedSalud Santiago supe que podía y quería operarme y que quería hacerlo con este equipo médico. Ese día de verdad me motivé a hacer un cambio real en mi vida”, recuerda Rodolfo.

De esta manera, después de ser evaluado por el Dr. Zamarín, Coordinador del Programa de Cirugía Bariátrica de Clínica RedSalud Santiago, por la nutrióloga, psicóloga y nutricionista, y someterse a una serie de exámenes, se fijó fecha para la tan esperada operación: 29 de agosto de 2016.

Pero Rodolfo sabía que la intervención no era mágica y que para cumplir su objetivo era necesario comprometerse al cien por ciento y seguir al pie de la letra todas las indicaciones de su médico. Y así lo hizo…

Hoy, después de dos años y con una pérdida de peso evidente,llegó a los 60 kilos, Rodolfo es y se siente un hombre nuevo. “Este tratamiento logró un cambio total en mi vida, hoy me puedo expresar con más facilidad y tengo capacidades que antes no tenía como, por ejemplo, para hacer ejercicios”, cuenta con entusiasmo.

Claves en este proceso fueron el compromiso de Rodolfo y el respaldo de un equipo multidisciplinario que lo ha acompañado antes, durante y después de la intervención. 
Soy un convencido de que el éxito en este tipo de procesos depende mucho de tu equipo médico y de la confianza que se genera con cada uno de los profesionales (…) Yo tuve la suerte de contar con un equipo súper presente y cercano”, sostiene.

Hoy me miro al espejo y me doy cuenta de que no solo he cambiado a nivel físico, también he tenido un cambio de actitud frente a la vida. Mi mundo cambió de manera radicalmente positiva. Haber aceptado que la Obesidad es una enfermedad y atreverme a revertir la situación ha sido, simplemente, excelente”, concluye agradecido.