Cambio de hora en Chile, ¿cómo nos afecta?

Bienestar y Vida Sana

Temas: portada red salud

 

El sábado 4 de septiembre se dará inicio al llamado horario de verano en Chile. Esto quiere decir que a medianoche de ese día, hay que adelantar los relojes una hora, para que sean las 01:00 horas del domingo 5 de septiembre.

No obstante, más allá de esta acción es importante considerar que este cambio en la rutina tiene repercusiones en el día a día. El cambio de horario no es fisiológico porque significa levantarse una hora más temprano que en invierno, y esto hace que comencemos el día cuando aún está oscuro.

A nivel general, las personas tardan alrededor de cinco días en acostumbrarse al nuevo horario. “Durante este tiempo cada persona debe regular sus hormonas y fases de sueño, así como también la temperatura corporal, ya que en el día alcanzamos la máxima temperatura y de noche, la mínima”, explica el doctor Fernando Molt, neurólogo especialista en sueño de Clínica RedSalud Elqui.

Síntomas del cambio de horario
Pasar del horario de invierno al horario de verano se puede manifestar con:

  • Insomnio
  • Sueño durante el día, especialmente en la mañana.
  • Irritabilidad y apatía.
  • Alteraciones en la concentración.
  • Alteración del ánimo.
  • Ansiedad.

Si bien estos síntomas se pueden presentar a cualquier edad, son más evidentes en los extremos de la vida, es decir, en niños y adolescentes, y personas mayores; también son más frecuentes en pacientes con problemas de sueño o ansiedad.

Si estos problemas persisten durante dos o tres semanas es importante consultar con un especialista para indicar un tratamiento oportuno”, agrega el especialista en sueño de Clínica RedSalud Elqui.

En RedSalud contamos con médicos expertos en trastornos del sueño para ayudarte a determinar las causas de un descanso no reparador y entregar el tratamiento más efectivo. 

recomendaciones para el cambio de hora
  • Comienza unos tres días antes a acostarte más temprano y levantarte antes, de manera de acostumbrar al organismo.
  • Evita usar elementos luminosos al final de la noche como televisores, celulares y tablets.
  • Evita consumir productos estimulantes en la noche, como cafeína, azúcar o chocolate.
  • Procura exponerte a la luz solar en las primeras horas del día. Puede ser, incluso, desde una ventana.
  • Evita automedicarte con fármacos para dormir.