Safenectomía (várices)

Safenectomía (várices)

Safenectomía, un alivio para las várices

En RedSalud contamos con cirujanos vasculares especialistas en el diagnóstico, manejo y tratamiento quirúrgico de las várices, que en conjunto con un completo equipo clínico acompañan al paciente antes, durante y después de su cirugía.

 

¿Qué es la Safenectomía?

La safenectomía es el tratamiento quirúrgico para las várices, cuadro caracterizado por el aumento de tamaño y presión sanguínea de las venas. Esto ocurre por efecto de una vena principal que presenta reflujo de sangre en su interior (con mayor frecuencia la vena safena interna).

La cirugía de várices consiste en la extirpación de la vena safena mayor o vena safena interna (o externa); se realiza una incisión en la ingle, se ubica la vena y se diseca, luego se hace lo mismo en la cara interna de la pierna.

Asimismo, durante la cirugía se pueden extirpar las otras venas varicosas colaterales de las piernas (llamada comúnmente ligadura).

La cirugía de várices requiere máximo 24 horas de hospitalización.

Tipos de Safenectomía

Según extensión de la safena a extirpar

  • Safenectomía hasta el medio muslo.
  • Safenectomía hasta bajo la rodilla (medianía de la pierna).
  • Safenectomía hasta el tobillo (no recomendado).

¿Cuándo es necesaria la Safenectomía?

La safenectomía se indica en casos de:

  • Presencia de reflujo sanguíneo patológico.
  • Aumento de diámetro e hipertensión venosa (várices en las piernas).

Consejos pre y post operatorios

Antes de la Safenectomía

  • Mantener algún tipo de inmovilización para evitar mayor desplazamiento.
  • Realizar evaluación preoperatoria con traumatologo de mano, (en ocasiones, puede requerir evaluación por otros especialistas como anestesista, cardiólogo, entre otros).
  • Realizar cirugía durante los primeros 10-14 días de ocurrida la fractura.

Después de la Safenectomía

  • Usar medias elastocompresivas por un mes.
  • Asistir a control vascular semanal, durante tres semanas.
  • Cambiar de parches semanalmente.
  • Usar analgésicos orales.
  • Tomar anticoagulantes en dosis profilácticas.
  • Deambular de manera precoz.
  • Usar cremas o aceites humectantes.
  • Evitar esfuerzos físicos.