Cirugía de dedos en gatillo

Cirugía de dedos en gatillo

Cirugía de dedos en gatillo, recupera la funcionalidad de tus manos

En RedSalud contamos con traumatólogos de mano, especialistas en el tratamiento conservador y quirúrgico de los dedos en gatillo, que en conjunto con un completo equipo clínico y kinesiológico, acompañan al paciente antes, durante y después de la cirugía.

 

¿Qué es la cirugía de dedos en gatillo ?

La cirugía de dedos en gatillo es el tratamiento quirúrgico para esta patología, que se caracteriza por un resalte brusco del dedo de la mano, que queda bloqueado después de una flexión, es decir, no puede volver a su posición inicial sin la aplicación de fuerza o la ayuda de la otra mano. Esto debido a un conflicto entre el tendón y las "poleas" que normalmente regulan la función de mover los dedos, los cuales se han "engrosado" o "inflamado" producto de un esfuerzo mayor al habitual, generalmente, asociado a fenómenos degenerativos del tendón.

La cirugía de dedos en gatillo consiste en cortar las primeras poleas de cada dedo comprometidas. A través de la cirugía, el conflicto con el tendón desaparece y el dedo recupera su movilidad.

Tipos de cirugía de dedo en gatillo

La técnica más utilizada en la cirugía de dedos en gatillo es la abierta. Es decir, se realiza una pequeña incisión sobre la región de la polea A1.

¿A quiénes está digirida la cirugía de dedo en gatillo?

La cirugía de dedo en gatillo se indica cuando el tratamiento conservador (reposo, inmovilización, ejercicios y antiinflamatorios) no da resultados. Es decir, el dolor persiste. Este cuadro puede afectar a uno o más dedos de la mano.

Consejos post operatorios

  • Usa el vendaje instalado por el médico.
  • Mueve inmediatamente la mano, a través de ejercicios, sin hacer fuerza o carga.
  • Mantén la mano en alto.
  • Aplica hielo local.
  • Toma los antiinflamatorios indicados por tu médico.
  • Utiliza el cabestrillo, según indicaciones médicas.
  • Recuerda que los puntos se retirarán en dos o tres semanas.
  • Evita mojar la herida o hacer curaciones.
  • Vigila que el vendaje no sea compresivo.
  • Asiste a control postoperatorio a la semana.
  • Sigue las indicaciones de tu especialista.