Amigdelectomía (sola, con adenoide o punción timpánica)

Amigdelectomía (sola, con adenoide o punción timpánica)

Amigdalectomía infantil, no más amigdalitis

En RedSalud contamos con un equipo de otorrinolaringólogos especialistas en amigdalectomía, adenoidectomía y punción timpánica, preparados para llevar a cabo una cirugía mínimamente invasiva, en conjunto con un equipo clínico experto en el manejo y acompañamiento del paciente durante todo el proceso.

 

¿Qué es la amigdalectomía?

La amigdalectomía es la intervención quirúrgica durante la cual se extirpan o sacan las amígdalas, tejidos linfoides que actúan como un filtro entre el organismo y el medioambiente.

¿Se puede realizar una amigdalectomía en conjunto con otras cirugías?

En ocasiones, la amigdalectomía se puede realizar en conjunto con una adenoidectomía o con una punción timpánica para mejorar la calidad de vida del niño. La recuperación varía de paciente a paciente, pero fluctúa entre los cuatro y 10 días, con un promedio de siete.

La adenoidectomía es una intervención quirúrgica durante la cual, a través de la boca, se extirpan los adenoides que están alojados en la rinofaringe.

En tanto, la punción timpánica es una intervención en la cual se hace una incisión en la membrana timpánica bajo visión de microscopio quirúrgico con o sin colocación de tubos de ventilación.

¿A qué niños están dirigidas estas cirugías otorrinolaringológicas?

La indicación de amigdalectomía, adenoidectomía y/o función timpánica se entrega cuando las amígdalas, los adenoides y el tímpano producen una alteración en la calidad de vida de los niños.

  • Amígdalas muy grandes que dificultan la respiración y deglución: Esta condición se llama hipertrofia amigdalina y puede provocar el bloqueo de la vida aérea, que se traduce en ronquidos asociados con pausas respiratorias o apnea del sueño. Asimismo, puede provocar problemas o dificultades para tragar.
  • Amigdalitis frecuentes: Es decir, el diagnóstico de amigdalitis es a repetición: siete episodios en un año, cinco episodios en dos años consecutivos o tres episodios en tres años consecutivos.

    Además, existen ciertos factores de riesgo que aumentan la necesidad de una amigdalectomía:

    • Aparición de complicaciones por amigdalitis estreptocócica como: soplo al corazón, enfermedad reumática, glomerulonefritis (inflamación de filtros de los riñones).
    • Retraso del crecimiento.
  • Adenoides muy grandes que dificultan la respiración: Esta condición se llama hipertrofia adenoidea y puede provocar el bloqueo de la vida aérea, que se traduce en ronquidos asociados.
  • Adenoiditis: Corresponde a una infección del tejido, generalmente, producto de una infección.
  • Otitis media con efusión (OME): Es decir, presencia de líquido en el oído medio que provoca otitis frecuentes.
  • Otopatía adhesiva: Esto corresponde a la retracción del tímpano, que podría provocar un daño irreversible en la membrana.
 

Tipos de amigdalitis

Por duración

  • Amigdalitis aguda: hasta tres meses
  • Amigdalitis crónica: más de tres meses o recurrentes (más de siete episodios al año)

Por causa

  • Amigdalitis viral: provocada por un virus y los síntomas suelen ser más leves.
  • Amigdalitis bacteriana: causada por bacterias Estreptococos, que provocan síntomas más intensos, duraderos e incluso secreción de pus.

Consejos post operatorios

Después de la amigdalectomía

  • Hacer reposo relativo, incluye no realizar actividad física durante los primeros 15 días.
  • Mantener régimen alimenticio indicado:
    • Régimen helado: dia de la cirugía
    • Régimen papilla: hasta el control. Nada que raspe o produzca dolor.
  • Considerar que el dolor es moderado el primer día, disminuye paulatinamente, pero puede aumentar de manera brusca alrededor del 5° al 8° día.
  • Tomar los medicamentos indicados por el médico.
  • Dormir semi sentado por una semana.
  • Controlar temperatura e hidratación.
  • Asistir a control postoperatorio.