Ecocardiograma doppler, ¿qué es y para qué sirve?

Avances y Tecnología

Temas: portada red salud

 

El ecocardiograma o ecocardiografía doppler es una prueba diagnóstica que entrega imágenes del corazón en movimiento, lo que permite evaluar problemas en el flujo sanguíneo y las diferentes presiones del músculo cardíaco.

Mediante técnica de ultrasonidos, el ecocardiograma es capaz de aportar valiosa información sobre la forma, tamaño, función y fuerza del corazón, y permite evaluar movimiento y grosor de sus paredes y el funcionamiento de sus válvulas.

El ecocardiograma doppler se basa en un ecocardiograma convencional (imagen en dos dimensiones en escala de grises), que percibe cuando las ondas en las células de la sangre que fluyen por las venas y las arterias (vasos sanguíneos) y el corazón cambian sus características. 

Esto permite medir la velocidad y la dirección del flujo sanguíneo dentro del corazón, para que el médico pueda determinar diferentes problemas en el funcionamiento cardiaco.

¿Cuándo se necesita un ecocardiograma doppler?

Es probable que el médico sugiera realizar un ecocardiograma en las siguientes situaciones: 

  • Detectar problemas en las diferentes estructuras del corazón, principalmente en las válvulas o en sus cavidades.
  • Evaluar si los problemas cardíacos son la causa de los síntomas del paciente, por ejemplo dificultad respiratoria o dolor de pecho.

Si tienes indicación para un ecocardiograma doppler, en Clínica RedSalud Vitacura contamos con un completo Laboratorio de Cardiología, preparado para realizar este tipo de estudios. Puedes reservar tu hora para tu ecocardiograma doppler, aquí.
 
¿Cómo se realiza un ecocardiograma doppler?

La ecocardiografía estándar o transtorácica consiste en que el médico coloca gel en un dispositivo que emite ondas sonoras (transductor), el cual se posiciona y mueve en la zona torácica.

De forma paralela se colocan electrodos sobre el pecho del paciente para obtener un electrocardiograma, ya que aporta información adicional al especialista.

¿Duele hacerse un ecocardiograma doppler?

El ecocardiograma no es doloroso, algunos pacientes pueden sentir una ligera presión por el transductor. Durante el estudio es posible escuchar algún ruido que corresponda a la velocidad de la sangre dentro del corazón. (...) Posiblemente, se le pida al paciente que inspire o espire o que contenga brevemente la respiración. Pero, durante la mayor parte del estudio, deberá permanecer inmóvil”, explica el Dr. Marcelo Luque, cardiólogo de Clínica RedSalud VItacura.


¿Cómo prepararse para un ecocardiograma doppler?

No se requiere ninguna preparación especial para realizar un ecocardiograma transtorácico estándar. El paciente puede comer, beber y tomar medicamentos como lo haría normalmente. Después del examen se puede hacer vida normal e incorporarse a las tareas laborales o domésticas diarias.