Descanso reparador: ¿cómo lograrlo?

Bienestar y Vida Sana

Temas: portada red salud

Durante el periodo de sueño, igual que en el de vigilia, ocurren una serie de fenómenos y procesos fundamentales para el desarrollo del organismo: reparación celular, consolidación de la memoria, procesos neuroendocrinos, entre otros. Por eso, dormir de manera adecuada es clave para mantener un buen estado de salud.
 
La persona que no logra dormir bien podría presentar:
 
Menor capacidad de concentración.
Dificultad pata recordar.
Cefaleas.
Alteraciones del tránsito intestinal (cólicos abdominales).
Mayor tendencia a desarrollar Hipertensión.
Alteraciones neuroendocrinas.
Aumento de peso.
Nerviosismo, ansiedad y angustia.
Síntomas depresivos.
 
Si tienes algunos de estos síntomas, es importante que consultes con un especialista. 
 
Consejos para descansar bien:
 
Mantener una temperatura adecuada en el dormitorio.
Procurar tener una cama cómoda.
Usar ropa cómoda.
Usar almohadas que permitan que el cuello quede en línea con la columna.
Dormir las horas adecuadas: adultos entre 7 y 8 horas diarias; adolescentes de 8 a 9 horas; escolares, entre 9 y 10.
Evitar el consumo de té, café y otros estimulantes antes de ir a dormir.
Evitar ingerir mucho líquido en la noche.
Realizar actividad física en la mañana, porque así se activa el organismo.
Apagar los aparatos electrónicos varias horas antes de dormir.
Evitar siestas de más de 40 minutos; y realizarlas entre las 15:00 y 17:00 horas.
Evitar las comidas pesadas o abundantes hasta dos horas antes de ir a la cama.
Evitar hacer ejercicio físico intenso hasta dos horas antes de acostarte.
Tener contacto con el sol, al menos, una hora al día.